fbpx

La gran mayoría de las personas suelen tener dos opiniones muy diferenciadas sobre la comida picante.

Por una parte, están los amantes de este tipo de comida, que alegan sobre la divertida experiencia gastronómica y los beneficios que el picante aporta a la salud.

Y por el contrario, tenemos a los reacios a este tipo de comida, alegando que está demasiado fuerte. ¿Y tú? ¿De qué lado estás?

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DE LA COMIDA PICANTE

Si eres de las personas que aman la comida picante, puede que ahora te enamores de verdad, y si no te gusta para nada, cabe la posibilidad de que cambies de idea. ¡Ahora te explicamos el por qué!

Para empezar, algo que no muchos sabían, es la cantidad de propiedades beneficiosas que reporta el picante, mejor dicho, la capsaicina, que es el ingrediente activo en los chiles, pimentones, cayena… Y cuanto más capsaicina contengan, más fuerte será el picor.

El primero de los beneficios es que te puedes llegar a ver mucho más joven, gracias a comer picante habitualmente, además de que vivirás más tiempo.

Esto se debe a que el picante aumenta la presión sanguínea de la cara y del cuerpo, que da como resultado una piel más tersa, rejuvenecida, y la reducción del riesgo de contraer enfermedades como el cáncer, problemas respiratorios y corazón.

Ya por último, para terminar con los beneficios, es importante mencionar que numerosos estudios y expertos aseguran que la comida picante puede ayudarte a reducir peso, puesto que esta acelera tu tasa metabólica.

También, la capsaicina, en algunas ocasiones, puede actuar como analgésico. De hecho, muchas cremas para dolor muscular la contienen.

¡ALIVIO PARA EL PICOR!

Siempre que consumimos comida picante y pica demasiado, se nos viene a la cabeza la falsa creencia de que con un vaso de agua nos vamos a aliviar, pero esto no es para nada así, principalmente porque la capsaicina de la que hemos estado hablando, es un aceite y no se disuelve con el agua, por lo contrario, aumenta la sensación de picor.

Lo que debemos de hacer, por muy loco que a algunos les pueda parecer, es consumir un buen trago de cerveza con alcohol o alguna clase de licor, siempre con limón, ¡Como al verdadero estilo mexicano! Puesto que el alcohol y el ácido, contrarrestan los efectos de la grasa. También otra solución es tomar una buena cucharada de aceite, o los remedios típicos que todos conocemos, como beber un vaso de leche, o tomar un helado cremoso y refrescante.

 

¿QUIERES VENIR A PROBAR NUESTRA COMIDA PICANTE MEXICANA EN SANTITA?